calderas de gas

Las mejores calderas de gas son aquellas calderas que consiguen amortizar su compra o inversión en el menor tiempo posible y su uso nos proporcione confort y bienestar, para ello deben reunir tres condiciones básicas:

  1. La caldera y la instalación deben ser eficientes: La idea es que las facturas del gas no sean tan elevadas, ya que las cuotas por gasto mensual suponen para muchos un agujero económico sobre todo en invierno con el uso de la calefacción.
  2. Compre la caldera a buen precio: Por buen precio entendemos al precio de caldera que puede ofrecer una empresa instaladora autorizada, ya que cuenta mucho el criterio del instalador en la elección del modelo de la misma. No dejarse llevar por lo más barato porque suelen ser montadores no autorizados.
  3. Gasto mínimo en mantenimiento o reparaciones: hoy en día la mayoría de los fabricantes de aparatos de calefacción fabrican calderas de gas mecánicamente muy robustas y muy seguras. Además de incorporar elementos eléctricos muy poco suceptibles de romperse en un uso cotidiano normal. En esto tiene mucho que ver que la caldera no trabaje a temperaturas forzadas para eso se requiere la elección y el cálculo de un buen sistema de emisores. También debemos pedir a nuestro instalador que la salida de humos tenga el meno recorrido posible. Y para los casos donde la salidas de gases este muy alejada del exterior es aconsejable trasladar la caldera a un punto próximo colindante a la calle o un patio de luces. Aunque suponga una mayor inversión inicial el traslado es siempre mejor que prolongar los tubos de evacuación. Y para los casos donde no haya más remedio por las condiciones estructurales de nuestra cocina el “doble flujo de tubos de salida de humos” es una buena alternativa.

Con estos tres consejos podremos conseguir que nuestra caldera de gas en poco tiempo nos haya merecido la pena el gasto inicial y podamos disfrutar de una inversión sin molestas averías ni mantenimientos costosos.

calderas-de-gas-eficientes

Somos especialistas en calderas de gas, le asesoramos gratis

 calderas de gas de bajo nox

Las calderas de gas bajo nox son aquellas calderas estancas con un quemador refrigerado con el cual han conseguido bajar las emisiones de monóxidos de nitrógeno, esto sin duda es un gran logro ya que estas formaciones tienen mucho que ver en la contaminación ambiental. Además también cabe destacar de este tipo de calderas de gas al tener quemadores sobredimensionados pueden alcanzar rendimiento superiores a los de las calderas estancas convencionales y muy superiores a de las calderas atmosféricas.

calderas de gas de condensación

Este tipo de calderas de gas son aparatos que por su tecnología consiguen rendimientos de hasta 116% en condiciones favorables para ello. Una de la condiciones para que este tipo de calderas condense, es cuando ahorran gas, es que la temperatura de los radiadores esté por debajo de los 60ºC. Cuanto más tiempo la demanda de calefacción este trabajando en estas temperaturas más será el ahorro.

Calefacción por suelo radiante

Tener una caldera de gas o una caldera de gasóil de condensación con un sistema de calefacción por suelo radiante es la manera más eficiente de calefactar una vivienda. Ya que los conductos que distribuyen el calor se instalan abarcando una gran superficie con baja temperatura, esto favorece como antes hemos mencionado a la condensación y nos va a proporcionar además de confort, ahorro.

Calefacción por radiadores

Este es el sistema más habitual, la mayoría de las viviendas en Madrid tienen instalados radiadores de aluminio o radiadores de chapa, en las instalaciones donde la caldera es comunitaria es más frecuente ver radiadores de hierro fundido.

Existen muchos modelo de radiadores de aluminio en el mercado y a precios muy competitivos. Se encuentran en torno a los 9 euros el elemento. La ventaja de este tipo de radiadores es que pesan poco y su montaje es sencillo, además con los acabados que tienen suelen ser decorativos.

La clave para tener un sistema de calefacción eficiente es un buen cálculo por metro cúbico de cada ambiente a calefactar, con arreglo a este cálculo se dimensionan los emisores y si queremos favorecer la condensación en caso de tener o preveer una caldera de gas de condensación será mejor aún, pensando en el ahorro de gas que le pueda suponer a mediano plazo.

Otro elemento a tener en cuenta a la hora de diseñar nuestro sistema de calefacción es la red de tuberías o circuito de calefacción por la cual se transporta el agua desde la caldera  cerrando un circuito cerrado con la misma, esta debe tener un correcto dimensionado. Además tener muy en cuenta el aislamiento térmico de estas, las pérdidas de calor por las tuberías al paso por suelos, paredes o falsos techos puede suponer un trabajo extra para nuestra caldera, en consecuencia una peor conservación de todo el sistema.

Las calderas de gas y la normativa

Las calderas de gas según la normativa RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios) solo se podrán instalar en viviendas nuevas calderas de alto rendimiento. Para reposición podemos sustituirlas por una caldera de bajo nox. Con excepción de viviendas unifamiliares en las cuales aún está permitida la reposición por calderas estancas convencionales.

Las calderas de gas tipo atmosféricas son las calderas por normativa terminantemente prohibidas ya sea en obra nueva como en reposición, son las calderas con peor calificación energética y con mayores averías casi todas ellas por revoco de los gases de la combustión.

Las calderas de gas con microacumulación

Las calderas de gas con microacumulación son calderas que incorporan un depósito que almacena agua caliente sanitaria a una temperatura preestablecida. Con este sistema se consigue agua caliente un poco antes en nuestros grifos. No solventa el problema de muchas viviendas con el grifo al otro extremo de la casa.

calderas de gas con retorno de agua caliente

El sistema de agua caliente con retorno, se refiere a una tubería aparte de las dos de agua que tenemos en nuestro grifo que se encarga de cerrar un circuto cerrado entre los puntos de agua caliente y la caldera. Para ello nuestra caldera de gas debe tener esa posibilidad de instalar una tubería de retorno.

Este sistema de retorno de agua caliente si soluciona el problema de tirar mucha agua hasta que llega caliente a los puntos más alejados.

Hace poco a entrado en el mercado un sistema hidráulico de la marca Wilo, consigue simular un retorno de agua caliente sanitaria. Este aparato es muy ajeno a la caldera y se instala en aquello baños donde llega tarde el agua caliente. Es un aparato revolucionario, se está empezando a comercializar y da muy buenos resultados. Su precio ronda los 200€ pero vale la pena la inversión si al ducharnos debemos llenar media bañera hasta obtener agua caliente en nuestra ducha. Ahorraremos gas y agua.

Termostatos de ambiente

Los termostatos de ambiente conectados a nuestra caldera de gas juegan un papel de control de temperatura importante, y con el conseguimos controlar la temperatura de nuestra casa a la temperatura de consigna deseada.

Al momento de elegir un termostato tendremos en cuenta si lo necesitamos programables, es decir si quiero seleccionar los horarios de arrancada de la caldera en calefacción. Estos suelen ser un poco más caros que los de rueda, estos son termostatos todo o nada,  solo activan la calefacción seleccionando una temperatura.

Los termostatos modulables son los termostatos que optimizan mejor el funcionamiento de la caldera y me ayudarán a modular la potencia de esta según la demanda de calorías que tenga la vivienda. Suelen tener una electrónica más compleja además de ser todos programables.

Estos últimos son los más aconsejados cuando tenemos calderas modulantes (es el caso de la mayoría de calderas hoy en día), y máxime aún con las calderas de condensación.

Válvulas Termostáticas

Este tipo de válvulas se instalan en los radiadores y nos ayudan a tener temperaturas especificas para cada ambiente donde se encuentran. Su modo de funcionamiento es estrangulando el paso de agua proveniente de nuestra caldera de gas regulando así el caudal de entrada proporcional al calor del radiador.

Actualmente se vienen llevando a cabo campañas con bonificaciones económicas para la instalación de este tipo de válvulas, su costo es muy variado, desde 20€ en adelante. Todo trabajo que ahorremos a nuestra caldera de gas está nos lo agradecerá y nuestro bolsillo también.

Las calderas de gas bonificadas con el Plan Renove

Las caldera de gas que pueden obtener la bonificación de 150€ otorgados por la Comunidad de Madrid son únicamente las calderas de condensación

No lo olvide, una buena elección será teniendo:

  • una caldera eficiente y un sistema de calefacción eficiente
  • compre la caldera a buen precio y la instalación encárguela a un profesional autorizado
  • evitemos instalaciones complicadas para una buena conservación de nuestras calderas de gas